Producir y consumir de manera sostenible. Como consecuencia del cambio climático, el medio ambiente ha cobrado una relevancia crucial en nuestras conciencias. Los consumidores priorizan cada vez más productos sostenibles envueltos en embalajes ecológicos. Por esta razón, los clientes de las imprentas piden que estas produzcan de manera sostenible.

HEIDELBERG es consciente de estas expectativas y, desde hace muchos años, ayuda a sus clientes a producir y llevar sus negocios de la manera climáticamente más neutra posible. Harald Woerner, gestor de productos en el área de negocios Medio Ambiente y Sostenibilidad de HEIDELBERG, nos habla de estrategias, medidas y éxitos.

Señor Woerner, el mundo del consumo está siendo sacudido por una avalancha de críticas hacia la industria del embalaje: los plásticos sufren condenas feroces, las cajas plegables ganan en protagonismo. ¿A qué se deben estos fenómenos?
Woerner—En términos generales, creo que estamos viviendo un cambio de paradigma. La problemática del medio ambiente y del clima adquiere unos tintes cada vez más dramáticos en la conciencia de muchas personas. Son cada vez más las voces que se alzan para exigir un cambio en nuestra manera de consumir. El plástico se ha convertido en blanco de las críticas porque nos vemos confrontados, casi a diario, con la contaminación de los mares y con los peligros del microplástico. De hecho, no podemos negar que, en comparación con el plástico, las cajas plegables constituyen una solución de embalaje mucho más sostenible. Pero cuidado: el material de embalaje no lo es todo.

¿Qué más hace falta?
En la industria gráfica rigen los mismos condicionantes que en las demás ramas: una empresa que quiera posicionarse en el mercado como socio preferencial ya no puede limitarse a ofrecer las mejores prestaciones al mejor precio. Para tener éxito hoy en día, es igual de importante estructurar todos los procesos de manera sostenible. La elección de un material de embalaje lo más sostenible posible es, por tanto, solo el primer paso.

HEIDELBERG presume de aplicar de manera consecuente los conceptos de sostenibilidad desde hace 30 años. ¿Cómo se justifica esta aseveración?
Es sobradamente conocido que HEIDELBERG invierte desde hace muchos años en una producción sostenible. También apoyamos con igual dedicación a las imprentas en la implementación de medidas de sostenibilidad. Siempre que es posible, procuramos incrementar la eficiencia energética de nuestros productos. Llevamos décadas reduciendo la maculatura, las emisiones y los desechos. Y nos esforzamos por optimizar la eficiencia global de las grandes instalaciones teniendo en cuenta todos los pasos de la producción en sus tres etapas: la preimpresión, la impresión y el acabado.

¿Hasta qué punto son sostenibles las máquinas de HEIDELBERG?
Todas nuestras máquinas de preimpresión, impresión y acabado están ahora disponibles en versiones con compensación de CO2. En este sentido, ocupamos una posición única en el mercado. Junto con el Instituto Fraunhofer independiente para el Medio Ambiente, Seguridad y Tecnología Energética, hemos desarrollado un proceso con el que podemos demostrar la neutralidad de CO2 (compensación de CO2) de nuestras máquinas. Actualmente hay 645 máquinas de impresión con compensación de CO2 de HEIDELBERG en uso en 48 países de todo el mundo. De este modo, ayudamos a nuestros clientes de todo el mundo a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los procesos industriales.

¿Puede darnos un ejemplo concreto de eficiencia y sostenibilidad?
Tomemos el Protocolo de Kioto de 1997. Según este documento, la eficiencia de los procesos industriales debía crecer entre 1990 y 2020 en un veinte por ciento, como mínimo. Si comparamos nuestro producto estelar de 1990, la Speedmaster CD 102-6+L, con el buque insignia de la impresión de embalajes de hoy en día, la Speedmaster XL 106-6+L, comprobamos que hemos logrado incrementar la eficiencia en más del doble de lo exigido por el Protocolo de Kioto –exactamente en un 41,7 por ciento–, disminuyendo el consumo de energía por cada 1§000 pliegos de 13,8 kWh a 8 kWh.

¿Cómo lograron este salto?
Como casi siempre, mejorando los detalles. Así funciona el progreso. Quiero citar dos mejoras a modo de ejemplo: por un lado, nuestro sistema CombiStar Pro con el que logramos reducir a la mitad los costes de energía en la regulación térmica del grupo entintador. Por otro, nuestro armario de suministro de aire AirStar Pro, cuyo rendimiento hemos mejorado del 35 al 70 por ciento. Es decir, aprovechamos la electricidad que consumimos duplicando su eficiencia.

¿Qué recomendaciones haría a los impresores de embalajes?
Hay tres aspectos que me parecen particularmente importantes: en primer lugar, les aconsejo que utilicen cartonajes con certificado FSC o PEFC de fibra virgen y un elevado índice de reciclaje, pues en la producción de embalajes la mayor huella de carbono corresponde al cartón.

En segundo lugar, me gustaría aclarar un malentendido muy generalizado en el sector gráfico: tanto para el medio ambiente como para las finanzas de la imprenta, es mucho mejor que las máquinas de imprimir trabajen a pleno rendimiento y, una vez finalizada la producción, pasen al modo de espera. En §stand-by,§ un régimen solamente disponible en las máquinas de imprimir de HEIDELBERG, el consumo de energía cae de 10 kW a 3 kW.

En tercer lugar, los impresores de envases -pero no sólo ellos- deberían tener en cuenta que las prácticas empresariales sostenibles no sólo refuerzan su propia empresa, sino que también benefician a la humanidad en su conjunto. Por ejemplo, cualquiera que adquiera una máquina de impresión de envases de HEIDELBERG con compensación de CO2 está apoyando proyectos de reforestación y educación, por ejemplo en Etiopía. Junto con sus clientes, HEIDELBERG ha plantado un total de unos 240.000 árboles y ha apoyado la ampliación de una escuela.

¿Qué hace HEIDELBERG en sus sedes de producción para reducir la huella ecológica?
Nosotros entendemos la sostenibilidad desde una perspectiva global. Claro que queremos impulsar por medio de tecnologías de última generación los procesos de producción con huella de carbono cero en la industria gráfica. Pero, de un modo más general, interpretamos la sostenibilidad como un estado de armonía entre la ecología, la economía y la responsabilidad social. Y dentro de esta concepción global, nuestras sedes juegan, desde luego, un papel fundamental.

¿En qué sentido?
Todas nuestras lugares de producción están homologadas conforme a la norma de gestión medioambiental ISO 14001, por ejemplo. Además, optimizamos permanentemente todos nuestros procesos de gestión y de fabricación para mejorar su compatibilidad ecológica y su eficiencia energética. También a nivel técnico buscamos orientar nuestras sedes hacia a una mayor compatibilidad medioambiental.

¿Y qué hacen para conseguirlo?
En Wiesloch, por ejemplo, hemos instalado paneles solares en el tejado de nuestro Centro de Investigación y Desarrollo con los que generamos energía eléctrica de manera ecológica. Gracias a ellos, compramos menos electricidad y reducimos anualmente nuestra huella ecológica en 177 toneladas de CO§2§. Y en nuestra central de cogeneración alimentada con gas producimos al mismo tiempo energía eléctrica y energía térmica. El calor residual lo utilizamos para la producción y la calefacción de naves y oficinas. De esta manera ahorramos hasta un 40 por ciento de combustible en comparación con la generación por separado de electricidad y calor.

¿Qué rol desempeñan los empleados dentro de las estrategias de sostenibilidad de HEIDELBERG?
Un rol, sin duda, muy importante. Sin una fuerte conciencia de sostenibilidad muy bien arraigada dentro de nuestra plantilla, sería imposible alcanzar los ambiciosos objetivos que nos hemos fijado. Por eso, celebramos sesiones de información y cursillos de perfeccionamiento para que las empleadas y empleados de HEIDELBERG estén siempre al día en temas de sostenibilidad. La acogida es muy buena y nos ayuda a promover proyectos como, por ejemplo, el hotel para insectos que construyeron por iniciativa propia nuestros aprendices en la pradera de flores silvestres que tenemos en Wiesloch con la idea de fomentar la biodiversidad.


¿Deseas más información?

Escriba a nuestro experto:

Harald Woerner

¿En qué podemos ayudarle?

Por favor, rellene el siguiente formulario para que podamos responder a su solicitud. *Estos campos son obligatorios.

Más sobre este tema