Expert Talk.

Tendencia en los embalajes –
Lámina en frío: rapidez, rentabilidad y valor añadido.

¡Atraer la atención con efectos de calidad! Este es un deseo que expresan cada vez más fabricantes a la hora de buscar embalajes que promuevan las ventas de sus productos. Y para satisfacer este deseo se utiliza cada vez más la laminación en frío. Donde otros procesos resultan demasiado lentos o caros, el módulo de laminación en frío FoilStar de Heidelberg crea en línea y en una sola pasada efectos metálicos fascinantes de forma rápida y rentable. Pero este no es el único motivo por el que los impresores de embalajes utilizan cada vez más aplicaciones de laminación en frío con FoilStar. El jefe de producto, Thomas Friedrich, nos lo explica.


FoilStar le permitirá realizar un sinfín
de realces extra­ordinarios para envases y embalajes

Los embalajes acabados con láminas en frío conquistan poco a poco nuevos segmentos de mercado, por ejemplo, la electrónica de consumo. ¿A qué es debido?

El grado de realce en los embalajes es cada vez mayor. Esto es debido a que cuanto más crece la variedad de productos, tanto mayor es el papel que juega el embalaje en la decisión de compra de los clientes. Gracias a su brillantez y versatilidad, la lámina en frío está predestinada para conferir a los productos un toque de distinción que los destaque de la masa. Con finas tramas, sobreimpresiones, barnizado, estampado posterior y el empleo de láminas de efectos y sustratos originales, la lámina en frío actúa como un imán para las miradas. No solo eso, sino que también convence por la alta productividad y rentabilidad que ofrece.

¿Un acabado de calidad a un precio atractivo? ¿Cómo funciona esto?

La aplicación de la lámina es posible llevarla a cabo a velocidad de impresión máxima. En una Speedmaster XL 106 esta velocidad es de hasta 18 000 pliegos por hora. Tras la laminación en frío, el cartón o el plástico pueden imprimirse en varios colores y barnizarse (con tintas convencionales o UV) en la misma pasada. Los pliegos impresos realzados pueden seguir procesándose inmediatamente sin necesidad de pasos intermedios. Esto y la rápida conversión acortan enormemente los tiempos de procesamiento de los pedidos en comparación con el proceso offline.

Una alta producción y cortos tiempos de entrega son una ventaja. ¿Qué puede decirnos de la rentabilidad?

En la impresión offset, la lámina en frío se trata como si fuera una tinta adicional. Como formas impresoras se utilizan planchas de impresión estándar. Para el procesamiento de las láminas en frío no se requieren herramientas o formas especiales, como sucede en la estampación en caliente. Además, sobreimprimiendo la lámina plateada se puede generar el tono deseado, por ejemplo, dorado. Esto no solo reduce los costes de proceso, sino también los costes de compra y almacén, ya que no hay que procesar una lámina extra para cada tono distinto. Otra ventaja es el ahorro en consumo de material. Nuestro módulo FoilStar está dispuesto sobre el segundo cuerpo de impresión. A través del primer cuerpo se aplica un adhesivo en las zonas del pliego que se desean realzar. En el segundo cuerpo se lleva a cabo la transferencia de los pigmentos de aluminio. Para ello, la lámina se pone en contacto con el pliego offset en la la línea de contacto entre el cilindro portamantilla y el cilindro impresor. Para que en esta operación se consuma solamente la lámina realmente necesaria, ofrecemos nuestro módulo de laminación en frío con función de sincronización.

¿Cuánto material puede ahorrarse en concreto?

En función del trabajo de impresión, la sincronización del módulo FoilStar puede ahorrar hasta un 80 por ciento de lámina. La cantidad exacta depende del motivo de impresión. Normalmente, la lámina continúa girando siempre una vuelta completa de cilindro y, por tanto, una longitud de pliego completa. En el módulo FoilStar sincronizado, el transporte se detiene tras la aplicación de la lámina. Esto reduce el consumo de lámina en un 30 por ciento – en cada trabajo de impresión. A ello se suman otras posibilidades mediante la adaptación de la cantidad de lámina al diseño de impresión. Así, por ejemplo, es posible acortar hasta 200 mm el avance de la lámina por pliego y, a través de la longitud del formato, emplazarlo de forma variable y exacta allí donde se desea la aplicación de la lámina. Esta opción ofrece a los usuarios incluso un ahorro de material total de hasta el 80 por ciento. La división de la banda en el ancho del formato evita material innecesario. Aquí, en lugar de utilizar una pista para aplicar la lámina en todo el ancho del pliego se utilizan pistas más estrechas para aplicarla en las áreas que se deben realzar. Otro punto importante es que las seis pistas posibles pueden dotarse con diferentes tipos de lámina y seleccionar su anchura según se requiera.


El acabado con lámina en frío proporciona un gran brillo a los productos.

¿Qué sucede cuando no es necesario aplicar ningún acabado mediante lámina en frío?

El módulo FoilStar puede desconectarse y los cuerpos de impresión ocupados convertirse a la impresión offset. Tan solo hay que lavar el grupo entintador y fijar una nueva mantilla. Eso es todo.

¿Qué valor añadido estratégico se consigue con las nuevas aplicaciones o tendencias?

La lámina en frío abre la puerta a segmentos de mercado que hasta ahora no entraban en consideración debido a que un acabado de alta calidad resultaba demasiado caro o no realizable. Un ejemplo son los hologramas con discursos iridiscentes. Esta tendencia es realizable con láminas especiales. En aparatos de alta tecnología, como smartphones caros, el diseño del embalaje con lámina en frío no solo ayuda a crear el efecto de calidad prémium del dispositivo, sino que los efectos especiales se utilizan también cada vez más como elemento de seguridad. Todo lo expuesto indica que las imprentas que puedan ofrecer la laminación en frío estarán a la vanguardia de nuestro tiempo.

¿Y qué habla especialmente a favor del módulo FoilStar?

Los usuarios reciben una solución integrada de un solo proveedor. Las ventajas de esto son una interacción óptima entre la máquina de impresión y el módulo de laminación en frío y un solo interlocutor para soporte y servicio ante preguntas relacionadas con la aplicación y la técnica.

¿Puede la laminación en frío sustituir plenamente a la laminación en caliente?

No. Existen aplicaciones especiales para las cuales la mejor opción es la laminación en caliente. Por ejemplo, en efectos hápticos. Con ayuda del troquel, los soportes de impresión pueden dotarse simultáneamente de estructuras y relieves. En la laminación en frío se requeriría para ello una segunda operación. Además, el calor y la presión generan un brillo mayor que en la laminación en frío. Para la laminación en caliente ofrecemos actualmente tres máquinas junto con nuestro socio MK: la Easymatrix 106 FC , la Promatrix 106 FC y la Duopress 106 FCSB . Es decir, Heidelberg ofrece la solución adecuada para cualquier aplicación que requiera el cliente.

Ponerse en contacto.

Su diálogo con Heidelberg.

Ohr und Sprechblase in HDM-Farben

¡Esperamos tener pronto noticias suyas!

Póngase en contacto para obtener más información, para recibir una oferta personalizada o por cualquier otro aspecto relacionado con Heidelberg.


Contacto